Recomendaciones para el uso racional de la prueba 25-hidroxi vitamina D Policy Brief

  • Nancy Yomayusa González MD. Internista-Nefróloga Instituto Global de Excelencia Clínica Vicepresidencia Global de Salud e Innovación Keralty http://orcid.org/0000-0003-2886-8146
  • Eduardo Low Padilla DDS. MSc. Centro de Evaluación de Tecnologías en Salud Instituto Global de Excelencia Clínica Keralty http://orcid.org/0000-0001-9030-9025
  • Juan David Oliveros Velásquez MD. MPH. Centro de Evaluación de Tecnologías en Salud Instituto Global de Excelencia Clínica Keralty http://orcid.org/0000-0002-9991-0594
  • Fredy Mendivelso Duarte MD. Cirujano. Epidemiólogo. MSc. MPH. FETP Centro de Medicina Basada en la Evidencia Instituto Global de Excelencia Clínica Keralty http://orcid.org/0000-0002-2194-0910
  • Olga Victoria Gómez Gómez MD. Cirujano. Esp. Medicina Familiar. Epidemiología Centro de Gobernanza Clínica Instituto Global de Excelencia Clínica Keralty http://orcid.org/0000-0002-3107-362X
  • Ana María Castillo Gutiérrez MD. Esp. Medicina Familiar Centro de Cuidado y Métricas Centradas en la Persona Instituto Global de Excelencia Clínica Keralty http://orcid.org/0000-0003-2798-1577
  • Liliana Isabel Barrero Garzón MD. Esp. Epidemiología Clínica Centro de Medicina Basada en la Evidencia Instituto Global de Excelencia Clínica Keralty http://orcid.org/0000-0003-1200-3674
  • Carlos Arturo Álvarez Moreno MD. Infectologo-Enfermedades Tropicales Vicepresidencia de Salud http://orcid.org/0000-0001-5419-4494
  • Ernesto Augusto Moscoso Martínez MD. Internista - Endocrinólogo Coordinador Servicio de Endocrinología http://orcid.org/0000-0002-5576-250X
  • Pilar Cristina Ruíz Blanco MD. Internista-Endocrinóloga-Diabetología Clínica Reina Sofía Colsanitas http://orcid.org/0000-0003-2598-7596
  • Joaquín Gustavo Luna Ríos MD. Ginecólogo Jefe Departamento de Ginecología y Obstetricia http://orcid.org/0000-0001-7397-3178
  • Natasha Ortiz MD. Ginecóloga y Epidemióloga Servicio Ginecología http://orcid.org/0000-0003-2342-620X
  • Emiliano Mauricio Herrera Méndez MD. Ginecologo Jefe Unidad Materno Fetal http://orcid.org/0000-0001-6977-8716
  • Fabian Ricardo Guevara Santamaria MD. Pediatra Jefe Departamento de Pediatría, Clínica Universitaria Colombia http://orcid.org/0000-0003-0993-745X
  • Jairo Enrique Moreno Gómez MD. Pediatra Director Científico Clínica Pediátrica http://orcid.org/0000-0002-1927-7881
  • Héctor Mauricio Cárdenas Ramírez MD. Internista-Geriatra, Jefe Servicio Geriatría http://orcid.org/0000-0002-1703-8158
  • Camilo Alberto González González MD. Internista-Nefrólogo Servicio de Nefrología http://orcid.org/0000-0001-8213-4595
  • María José Jannauth MD. Internista-Reumatología Coordinadora Servicio de Reumatología http://orcid.org/0000-0001-7887-761X
  • Adulkarin Patiño Pérez MD. Internista-Intensivista Jefe Servicio de Medicina Interna http://orcid.org/0000-0003-3937-0116
  • Diego Alejandro Pinto MD. Internista-Intensivista Coordinadora Post-Grado Medicina Interna http://orcid.org/0000-0002-4672-0017
  • Juan Ramón Acevedo MD. Internista Centro de Seguridad del Paciente
  • Rodolfo Eduardo Torres Serrano MD. Internista-Nefrologo Grupo de Ttasplante Renal Keralty http://orcid.org/0000-0002-4999-3045
  • Jairo Camilo Montero Cetina MD. Internista-Nefrologo Grupo de Ttasplante Renal Keralty http://orcid.org/0000-0003-2222-3881
  • Andrés David Acevedo Velasco MD. Internista-Nefrologo Grupo de Ttasplante Renal Keralty
  • José Rozo MD. Internista-Cardiologo Clínica Colsanitas
  • Johanna Vargas Rodríguez Medico Patologo Clinico Director Médico-Laboratorio Clínico
  • Mario Isaza Ruget Médico Patólogo Clínico Rector Fundación Universitaria Sanitas
  • Ángelo Mauricio López Miranda MD. Pediatra Jefe de pediatría EPS Sanitas
  • Oswaldo Rincón Sierra Md. Endocrinólogo EPS Sanitas
  • Francisco Oscar Fernando Rosero Olarte
  • Adriana Medina Orjuela MD. Internista - Endocrinóloga Ex Presidente – ACOMM Miembro RAC International Osteoporosis Foundation (IOF)
  • Mercedes Teresa Alfaro Tejeda MD. Nefróloga Docente Coordinador– Corporación Universitaria Rafael Núñez
  • Erica Yama Mosquera MD. Internista Nefróloga Clínica Reina Sofía
  • Richard Baquero Rodríguez
  • Emilio Herrera Molina
  • Estefanía Pinzón Serrano MD. Pediatra, endocrinóloga, EPS Sanitas

Resumen

El incremento exponencial en la solicitud de pruebas de laboratorio de 25-Hidroxivitamina D o [25(OH)D ha encendido las alarmas y generado un fuerte llamado de atención, dado que puede reflejar falencias en la estandarización de la práctica clínica y en el uso no sistemático de la evidencia científica para la toma de decisiones en la vida real, que permitan analizar las indicaciones de la prueba, su frecuencia, interpretación e incluso para valorar el impacto para los sistemas de salud, especialmente cuando se contrasta con los mínimos o casi nulos efectos de la estrategia de tamizar o suplir indiscriminadamente a la población general, sin considerar una evaluación clínica integral de riesgos y necesidades de las personas.

Desde un punto de vista meramente de impacto en salud pública, la consecuencia de solicitudes masivas y no indicadas, están afectando a la mayoría de los sistemas e instituciones de salud a nivel global. Los estudios primarios que determinaban valores de ingesta promedio poblacional, han sido ampliamente utilizados en la formulación de recomendaciones en Guías de Práctica Clínica (GPC), pero lastimosamente interpretados de forma errónea como puntos de corte para diagnosticar enfermedad y permitir la exagerada prescripción de esquemas de suplencia.

El coeficiente de variación en los ensayos de rutina para medir niveles sanguíneos de 25(OH)D3 es alto (28%), disminuyendo la precisión global de la prueba y de forma simultánea, incrementando tanto los valores falsamente altos como falsamente bajos. La evidencia científica más reciente, analiza y cuestiona seriamente, la utilidad y el efecto real de la práctica masiva e indiscriminada de prescribir vitamina D sin un análisis exhaustivo de riesgo. La evidencia disponible es insuficiente para recomendar de forma general la suplencia de vitamina D para prevenir fracturas, caídas, cambios en la densidad mineral ósea, incidencia de enfermedades cardiovasculares, enfermedad cerebrovascular, neoplasias y tampoco en modificar la curva de crecimiento de hijos de madres que recibieron vitamina D como suplencia durante la gestación.

Las recomendaciones presentadas en el documento se sustentan en el análisis crítico de la evidencia actual y en los principios de buenas prácticas clínicas e invitan a considerar un uso racional de las pruebas de 25(OH)D en el contexto de una práctica clínica centrada en las personas y una evaluación integral de necesidades y riesgos. Los principios de buena práctica sugieren que los clínicos puedan ser capaces de justificar que los resultados de la prueba de 25(OH)D influyen de manera contundente y definida la práctica clínica y modifican los desenlaces que interesan a las personas e impactan en su salud y bienestar. En la actualidad no hay claridad de cómo interpretar los resultados, y la relación entre los síntomas y los niveles de 25(OH)D, la cual, podría no ser consistente con la alta prevalencia de deficiencia de vitamina D reportada. Por tal razón, se sugiere revisar la racionalidad de la solicitud de pruebas para monitoreo sistemático de niveles de 25(OH)D o en todos los casos donde se realiza suplencia. Considerar el uso de las pruebas de 25(OH)D dentro de la evaluación integral de personas con sospecha o confirmación de las siguientes condiciones: raquitismo, osteomalacia, osteoporosis, híper o hipo paratiroidismo, síndromes de mala absorción, sarcopenia, enfermedad ósea metabólica.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2019-03-29